Búsqueda personalizada

lunes, 14 de julio de 2008

Varadero antes, durante y después.

Antes, mi familia veraneaba en Varadero en una casa hermosa que tenía una bella escalera de caracol de mármol blanco que subía al 2do piso. Los dueños de la casa eran dos personas mayores que vivían solos y que nos arrendaban todos los veranos, un encanto de personas, al parecer no habían tenido hijos y por tanto en las vacaciones yo era la reina de la casa.
En esta época seguramente pocos cubanos podían ir a Varadero. De repente no fuimos más a esa casa, tampoco se habló del tema. La casa seguía allí como abandonada. ¡Qué pena¡, los vidrios de las ventanas rotos y el pasto crecía a su antojo. ¿Cómo era posible que alguien hubiera abandonado una casa así?, yo no lo entendía, ¿estarían muertos?.
Durante la década del 70 alcanzamos a ir algunas veces a uno de los tradicionales hoteles de Varadero, el Internacional, Ooasis, Kawama, a través de unas oficinas de turismo que se establecieron a lo largo de Cuba. Eventualmente se alcanzaba una reserva de hotel. Los hoteles estaban en franco deterioro, las habitaciones medio destruidas, las piscinas sin agua la mayor parte del tiempo y el concepto de servicio ya se había perdido completamente, pero la playa era la misma, con eso bastaba. Era la época donde se decía con mucha fuerza que gracias a la revolución todos los cubanos tenían el mismo derecho a ir a las playas, conocer Varadero y visitar los mejores hoteles que tenía el país. Buena intención pero cara. Salvo los hoteles del Ministerio del Interior, de los sindicatos y de otros tantos organismos del estado, que eran mucho más baratos y mejor surtidos, una vez más Varadero era exclusivo.
Después que los hoteles cayeron en bancarrota total por falta de un modelo de negocios sustentable, llegó la inversión extranjera, se comenzaron a remodelar y construir nuevos hoteles. Varadero volvió a ser selectivo, como antes lo fue, pero para que fuera "equitativo" no podía entrar ningún cubano a hotel en Varadero, era solo para extranjeros. Antes, según decían, Varadero era solo para los cubanos que tuvieran dinero, durante era para los que tuvieran amigos en el gobierno y dinero, después nunca más fue para los cubanos, cada vez se hizo mas exclusivo. ¿Cómo es posible querer una cosa y lograr justamente lo contrario?. Antes, durante y después Varadero ha sido y será un balneario exclusivo y orgullo de Cuba, bastaba con reconocerlo.

1 comentario:

alejandro JB dijo...

contruyamos una cuba nueva,para que nuestros hijos no tengan que robar toallas como nosotros.