Búsqueda personalizada

miércoles, 9 de julio de 2008

La Ley del Vago

Debo haber sido muy chica cuándo comencé a escuchar que mi mamá discutía con mi papá diciéndole que tenía que buscar trabajo, el decía que con el “estado” no quería trabajar, yo no entendía nada, mi papá era muy trabajador, de hecho era el proveedor de la casa, como todo buen varón cubano, ¿para que mi mamá insistía si a el no le gustaba trabajar con ese tal “estado”? Enseguida que tuve edad entendí las razones de su negativa, mi papá lo explicaba cada vez que tenía oportunidad, llegando a ser casi su único tema de conversación, con toda razón, fue su proyecto de vida frustrado de la noche a la mañana.

La intervención de todos los negocios privados por la revolución cambió de forma repentina el orden de las cosas, las fuerzas interventoras venían en nombre del pueblo a apropiarse del negocio y todo lo que contenía adentro, la orden era clara, no había excepciones ni razones, el negocio quedaba en manos del pueblo. Pero, ¿quién era el pueblo?, ¿mucha gente o alguien en particular?, quién se haría responsable de que todo siguiera funcionando, quién tenía los conocimientos y el empeño de hacerlo como si fuera propio, eso nadie lo planificó y las cosas se fueron dando como iban saliendo.

Algunos de los obreros quedaron en los mismos puestos, pero los dueños quedaron sin trabajo del día a la noche, ¿que hacían estas personas acostumbradas a liderar sus propios proyectos y que además habían sido despojadas de la noche a la mañana sin tener derecho ni siquiera a manifestar sin inconformidad? Al estado se le ocurrió que tenían que trabajar con la revolución o de lo contrario había que aplicarles la ley del vago.

Mi papá y su hermano habían logrado levantar un taller de muebles con mucho esfuerzo, mi tío mas negociante y mi papá con un talento especial para ejecutar y ordenar el trabajo empezaron pronto a ver los frutos de su empeño. No heredaron nada, tampoco se lo quitaron a nadie, al contrario, ya le daban empleo a más de 20 obreros, a algunos hasta le enseñaron el oficio para que salieran de la pobreza, eran verdaderos emprendedores.

Pero llegó la intervención, se los quitó todo y cerró su taller, nunca más volvió a funcionar con la prosperidad de antaño, muchas herramientas valiosas fueron tiradas al patio, total a quién le importaba si no las habían pagado ni sabían usarlas, se oxidaron con tanta lluvia. Mi papá lleva casi 50 años lamentándose de esta pérdida todos los días, se resistía a trabajar con el nuevo “estado”, quería su propio negocio, ser su jefe y prosperar. Aguantó un tiempo hasta que pudo, tanto insistió mi mamá en que no había otra alternativa que buscó trabajo. Mi tío nunca lo hizo y pasó de ser empresario exitoso a vago, a mucha honra decía, vago, pero no esclavo.

Siempre me he preguntado, ¿por qué esta parte de la historia nadie la hace?, ¿por qué siempre se escribe la parte de la historia donde la revolución quizás justamente dio, y no la parte donde injustamente quitó? Es que la historia tiene muchas versiones y varias verdades, yo les acabo de contar una de ellas.

5 comentarios:

Yoana dijo...

Anita, de todo lo que leo en los blogs, muchos magníficos, no veo en ninguno un reflejo tan veraz y bien expresado de la historia "robolucionaria". Sigue adelante, que un día esto se podría publicar como "La Verdadera Historia" o algo así.

Bati Burrillo dijo...

Me encanta tu blog. Me siento como cuando éramos niños y nos contaban cuentos los abuelos.
Escribes con una sencillez y naturalidad, que parece que lo veo.

Carlos dijo...

En la manera que escribes me recuerdas Renee Mendes Capote,es una mezcla de hacerme sonreir y entristecerme al mismo tiempo, gracias

arnaiz dijo...

Alfredo.

Yo tenia 17 anos estaba becado y me sali empece a estudiar ,pero me castigaron de no podia estudiar mas tenia que empezar ah trabajar yo tenia mis suenos y me lo cotaron ,me puse bien rebelde ,y me aplicaron la ley del vago ,tube un juicio popular frent a una multitud de personas en medio de la calle ,luego de esto biendo no tenia mas salida cometi sucidio no soportaba aquel bochorno ,gracias a dios sobrevivi ,esto marco mi vida para siempre nunca encontre un buen trabajo siendo un buen estudiante ,y por solo echo de querer ser libre y tomar mis deciones y mi propia carrera ,fui marcado como una persona no deseable ,el CDR reportaba a la policia ,palee arenas de los vagones de los trenes y trabaje de castigo por 12 meses en campo sin pago alguna.Cuando llego el Mariel la del me reporto , se aparecio dos policias en mi casa el 30 de abril de 1980 a las 3am ,me dieron dos opciones la carcel o irme para siempre de Cuba hoy en mis 53 nunca he idi ni ire ah ese maldito pais donde me destruyeron mi vida me separaron de mi familia ,el unico delito haberme salido de la beca militar, no les digo el nombre porque meda repugnancia y odio a todos aquellos que me torturaron sin razon,aclaro nunca fui integrante de nada solo tenia buenas notas y exelente expediente escolar. Hoy soy lo que deseaba Electric Ing. Pero jamas olvidare el pasado

Montesjunior dijo...

Anita: he publicado este post en mi blog Http://cubanitoweb.wordpress.com es sencillamente muy explícito de la tragedia de los cubanos. Si me lo permites, pondré algunos de tus artículos en mi blog para difundir esta realidad que muchos se niegan a creer, principalmente aquí en Venezuela. Si puedes pones un enlace a mi web, ya la tuya está puesta. Saludos.....