Búsqueda personalizada

sábado, 2 de agosto de 2008

Se fueron gusanos y llegaron mariposas.

La relación con las personas que habían abandonado el país, para las familias que habían decidido mantener los lazos, era algo que se manejaba de forma muy discreta en la década del 70, los sobres de las cartas que llegaban de "fuera" se identificaban hasta por el olor, era difícil ocultarlo a la chismosa del barrio, personaje típico que no falta en ningún lugar de Cuba.
¿Por qué razón recibir una carta de un familiar puede ser grave?, nunca lo entendí, las cartas y las fotos eran de noticias familiares, el colegio de los niños, el trabajo, la casa, lo mismo que ahora yo escribo a los míos que están allá, ¿cual es el problema, preguntaba yo?, es que puede ser considerado "Diversionismo Ideológico" y eso es grave, una vez dije que eso dependía de la ideología de cada cual, rápidamente me dijeron que yo tenía problemas porque la única ideología válida para un cubano era la marxista.
Lo sucedido va más allá de una ideología, tiene que ver con una lógica militar de la vida, cuando un país es gobernado por militares se vive una guerra permanente, y en las guerras hay dos bandos, los buenos y los malos, no hay términos medios, si estás del lado de los buenos, cómo es posible que converses con el bando contrario. Esa ha sido y es la lógica de la vida en Cuba, ¿eres de los nuestros o no?, los países fueron clasificados entre los que estaban en el bando amigo y el bando enemigo, el bando amigo liderado por la URSS, y el bando enemigo liderado por EU, las personas que vivían en países del bando enemigo, eran enemigas por definición, como en el colegio, la alianza azul y la alianza roja, la lucha debía ser permanente.
Los pueblos no quieren guerras, ni odios, los pueblos quieren paz y prosperidad, la paz también se consigue con el diálogo, la comprensión y la tolerancia y el entender las diferencias.
En Cuba pasamos de vivir un mundo de diferencias raciales y sociales marcadas a vivir un mundo de diferencias ideológicas aún peores, no es cierto que todos éramos iguales, ni teníamos derecho a las mismas cosas, dependía de tu escalafón marxista, mientras más arriba tu ideología marxista más derecho a todo.
Pero como en toda guerra en los momentos de tregua comenzaron a autorizar algunos viajes de personas de alianza azul a la alianza roja, y llegaron de vuelta los "gusanos", que maravilla, era genial aquello de hablar con personas que estaban viviendo otra vida, era como conocer a un ET, venían alegres, felices de reencontrar a los suyos, felices con su vida actual, mas convencidos que nunca de que la decisión que habían tomado era la correcta, venían llenos de regalos que la gente veía con asombro, rozagantes, sus rostros iluminados y los olores de todas sus cosas me hicieron pensar en aquel momento, "estos gusanos se me convirtieron en mariposas", hace más de 30 años nació el título de este blog, nunca lo olvidé.
Mi amiga Sylvia no volvió, pero no importaba, yo estaba segura de ella y toda su familia eran mariposas y volaban libres construyendo su vida en el bando contrario.

1 comentario:

la dijo...

Yo tengo un triste recuerdo. En 1980 sucedio lo de la embajada del Peru y posteriormente la estampida del Mariel.
Una tarde de ese año (yo tenia 14 abriles), iba con mi viejo y mi hermana caminando por el puerto de La Habana y vimos escenas horribles que mi papa quizas dejo que vieramos para que supieramos por nosotros mismos de que eran capaces las autoridades y el "pueblo enardecido".
Desde la puerta y ocupando la plazita del frente, un grupo de mucha gente gritaba groserias y consignas revolucionarias a los que iban saliendo de las oficinas del consulado español.
Constantemente salian de la multitud tipos con aspecto delictual y golpeaban salvajemente a hombres y mujeres por igual, sin contemplar edades ni color. La policia estaba a ambos lados de la multitud pero solo observaba y no hicieron nada todo el quizas pequeño rato que vimos pero que para mi fue una eternidad.